10 lecciones de Breaking Bad sobre bolsa

Al margen de que nos pueda gustar más o menos esta magnífica serie, el profesor Walter White nos enseña a lo largo de la historia cómo llegar a ser el mejor y qué cualidades hay que tener para serlo. Durante nuestro aprendizaje experimentaremos multitud de emociones que deberemos aprender a controlar, hasta el punto de ser nosotros mismos los que tengamos el control de la situación y no sea esta la que nos controle a nosotros.

1. Estudia todo lo que puedas

La bolsa, al igual que otras muchas disciplinas, requiere al principio una elevada dosis de estudio. Todo lo que puedas absorver durante este período se trasladará despues al resultado. Habrá cosas que jamás utilices y otras muchas que sí que necesitarás aunque ahora no lo sepas, puede que sea producir “meta” al 97% o conseguir una rentabilidad del 20%, pero cuando se presente la oportunidad debes estar preparado.

And_the_Bag's_in_the_River_1

2. Crea tu propio sistema

Nadie te va a regalar la receta del éxito, así que tendrás que buscarla tú mismo. Puede ser una combinación de indicadores o  fabricar “meta” azul gracias a la metilamina, pero esto solamente lo descubrirás experimentando y equivocándote una y otra vez hasta encontrar la solución.

Debes probar que lo que haces funciona y es consistente en el tiempo, que no es algo que funciona temoralmente. Además debes estar seguro que una serie consecutiva de pérdidas no acabará con tu cuenta

 Quimicos2

3. Ve paso a paso

Walter no llegó a montar su macronegocio de “meta” en dos días. Empieza su andanza en el mercado de la droga cocinando en una pequeña caravana y paso a paso vemos como finalmente logra mover el mercado de “meta” de la zona sur de EEUU y Europa con su producto, eso sí, tras eliminar unos cuantos obstáculos.

Durante el proceso de aprendizaje sentiremos muchas veces que estamos preparados, ya sea porque hemos hecho varias operaciones buenas en demo o porque hemos estudiado mucho. Esto no nos debe cegar y tenemos que dedicarle a cada cosa su tiempo.

En la bolsa desde el primer día compites contra los mejores, por lo que tendremos que ser nosotros mismos los que nos paremos los pies. Debemos ser conscientes de cuál es nuestra experiencia en cada mercado y arriesgar en consonancia a ella. Al principio es mejor utilizar una cuenta pequeña y operar pocos contratos, para así ir incrementando el volumen de nuestras operaciones gradualmente. Si quieres llegar al final debes hacer el camino, en la bolsa no hay atajos y el mercado estará atento a cualquier equivocación que tengas para llevarse por delante tu cuenta.

Caravan3

4. Disfruta con lo que haces

La bolsa, al igual que la química, puede ser un mundo apasionante si te gusta o un verdadero aburrimiento si no es así. Hacer tu trabajo bien te costará muchas horas de dedicación por lo que si no te apasiona difícilmente llegarás a destacar. Hagas lo que hagas intenta disfrutar  con lo que haces y si no es así déjalo. El objetivo final es el mismo, ganar dinero, pero si te gusta sabrás que lo que te hace sentir bien es estar dentro, operar o cocinar, da igual, lo importante es estar en el negocio.

Walter-White-4

5. Deja a un lado las emociones

A lo largo de la serie Walter experimenta un cambio de personalidad brutal. Pasa de ser una persona asustadiza a tenerlo todo atado y dominado. No deja lugar a la improvisación, todo está calculado. No dejes que la situación te domine. Cuando estás dentro deja de importar lo que pensabas que iba a pasar, es tarde para echarse atrás así que hay que asumir las consecuencias y actuar con sangre fría.

Tienes un plan y lo vas a cumplir. Todas las decisiones que tomes a partir del momento en el que se ejecuta la operación serán determinantes en el resultado de la misma, por lo que improvisar no será lo más apropiado. Al principio notarás como cierras operaciones ganadoras en cuanto ves que el beneficio es considerable, a pesar de que esperabas mucho más, y mantendrás otras operaciones perdedoras con la esperanza de recuperar lo que ya has perdido. Con el tiempo debes aprender a dominar estos impulsos para ser una persona prácticamente inalterable delante de la pantalla del ordenador.

 Walter-White-5

6. Trabaja como si fuese tu primer día

La calidad de su “Blue Sky” era lo que hacía tener éxito a Heisenberg, algo que requiere un rigor y control en la metodología. Esto mismo debemos aplicarlo a nuestra operativa. No nos podemos permitir obviar nada en nuestro sistema por muy interiorizado que lo tengamos, pues el mercado no nos regalará nada, tendremos que arrebatárselo trabajando duro cada día.

breaking-bad-6

7. Especialízate

No sirve cualquier lugar para depositar nuestro dinero, hay que elegir bien dónde va a ir nuestra herramienta de trabajo. Ocurre a menudo que queremos acaparar distintos mercados llegando a entrar en valores extremadamente arriesgados esperando que nos de un beneficio disparatado. En la bolsa, como en muchas otras áreas de estudio, tienes que acabar especializándote en aquello que se te da mejor. Pueden ser las acciones, los índices o FOREX, pero no intentes abarcar más de lo que puedas dominar.

Jesse_weighing_boxes_7

8. Limita las pérdidas

En la bolsa hay una máxima que hay que dejar cumlir simpre: “limita las pérdidas y deja correr las ganancias”. Cuando entremos al mercado ya debemos saber cuánto estamos dispuestos a perder.

Walter, tras recibir la noticia de que tenía cáncer sintió que ya no tenía nada que perder, podía hacer lo que le diese la gana, eso sí, durante su camino se asegura de eliminar todo aquello que ponga en peligro su negocio

 breaking-bad-8

9. Reinvierte en el negocio

Si lo que quieres es dedicarte a esto tienes que reinvertir parte de lo que ganes o siempre estarás en el mismo punto. Hacer una cuenta crecer es difícil ya que si necesitas el dinero para vivir es como empezar de nuevo una y otra vez. Tu negocio es la bolsa y esto requiere dinero, si amplias el negocio tus beneficios serán mayores.

 car-wash-breaking-bad-9

10. Esto no es un juego

Si lo que quieres es divertirte juega a la ruleta, perderás tu dinero más lentamente. Operar en bolsa no es un juego, es un trabajo. Verás mucha gente que promete ganar un sueldo considerable trabajando solamente dos horas al día. Requiere constancia y experiencia, y con dos horas al día y un libro difícilmente la vas a conseguir. Si has entendido esto ya tienes una gran parte del camino andada.

Para Jesse, al principio todo era un juego, que mejor que fabricar tú mismo la misma droga que después te vas a fumar. Esta actitud casi destruye el negocio hasta que de verdad entiende los peligros a los que se esta exponiendo. La bolsa implica riesgos y si no eres capaz de verlo de manera distinta a un juego de azar mejor no te preocupes de intentarlo, tarde o temprano estarás fuera del juego.

Walter-White-10

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *