Por qué sube el precio de las acciones

La mayoría de la gente no compra una acción con el objetivo de obtener dividendos ya que es algo totalmente inútil, pues una vez la empresa ha repartido sus beneficios estos se descuentan automáticamente del precio de cotización. La verdadera meta es comprar barato para después vender algo más caro.

El movimiento del precio de la acción viene determinado esencialmente por la ley de la oferta y la demanda, es decir, cuando hay más demanda que oferta el precio sube y viceversa. La gran pregunta por tanto es, ¿qué hace que aumente la demanda de las acciones de una determinada empresa?
Aquí deberíamos distinguir en distintos plazos temporales:

Corto plazo

En el corto plazo las cosas dejan de tener una explicación lógica. Todo puede subir o bajar por mucho que los datos de beneficio o endeudamiento de la empresa sean contrarios al movimiento que está experimentando el precio. Muchos de estos cambios en las cotizaciones pueden venir determinados simplemente por operaciones puramente especulativas.

Medio/largo plazo

Cuanto más largo es el período de referencia más lógica cobran los movimientos del mercado, teniendo siempre en cuenta que puede aparecer determinadas burbujas especulativas en casos puntuales.Si el plazo en el que nos movemos es más o menos amplio existen una serie de hechos que determinarán el aumento o disminución del precio de nuestras acciones. A continuación se detallan los más importantes:

  1. La cuenta de resultados de la empresa ha sido mejor de lo esperado. Si se preveía un beneficio neto de 100 millones y la empresa finalmente ha conseguido superar las expectativas y conseguir un beneficio de 150 millones, esto atraerá a un mayor número de inversores lo que provocará que el valor del precio de las acciones suba.
  2. El valor que otorgan las agencias y analistas: si el precio objetivo que una agencia otorga a una determinada acción está por encima del precio de cotización esto inducirá a pensar a muchos inversores que la acción está infravalorada por lo que comprar es ahora mucho más atractivo.
  3. Situación económica: un buen funcionamiento de la economía global acompañado de crecimiento favorecerá que las cuentas de resultados de las empresas sean cada vez mejores, lo que se traduce en un incremento del precio de las acciones debido a la expectativa de mejores resultados futuros.
  4. Cuota de mercado: si una empresa acapara cada vez una cuota mayor de mercado creará una imagen de crecimiento y sostenibilidad en el inversor que hará que un mayor número de estos estén interesados en comprar sus acciones, lo que conlleva una apreciación de las mismas.

En resumen, se puede decir que todo aquello que mejora las expectativas sobre el futuro de una empresa hace que la demanda de acciones aumente y por tanto también su precio. Unido siempre a factores puramente especulativos que provoquen movimientos sin fundamento en los precios en los que el único dato que toma como referencia el inversor es la expectativa de subida de precio de la acción con el objetivo de vender más tarde para obtener así una plusvalía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *